“México está dando pasos serios hacia la digitalización”: Lina Huertas

La gestión de esta ingeniera mecánica de origen colombiano como jefe de estrategia de tecnología para manufactura digital en el Centro Tecnológico de Manufactura (MTC, por su sigla en inglés), en Inglaterra, se traduce en dinero ahorrado para la industria. Su trabajo consiste en definir, enmarcar, desarrollar y demostrar sistemas digitales y los modelos de negocio alrededor de estos.

Durante la presentación que realizará en el Simposio y Expósición Manufactura de Autopartes, titulada “Industria 4.0: cómo incorporarse en la nueva era de la manufactura”, Huertas transferirá las lecciones aprendidas desde su rol en el MTC relacionadas con el proceso de digitalización en el contexto país y empresa. Con ejemplos reales del Reino Unido, esta ingeniera mostrará los procesos de digitalización de un país y de una organización manufacturera, haciendo énfasis en los retos y compartiendo las enseñanzas que pueden ser adoptadas en México.

Pero, ¿por qué lo relacionado con Industria 4.0 debe estar en la agenda de los manufactureros mexicanos?, según Huertas, la Industria 4.0 es un set de herramientas que puede no solo habilitar sino también impulsar mejoras incrementales y disruptivas en un negocio. “Los primeros en adoptar las tecnologías asociadas con la Industria 4.0 cosecharán los beneficios en términos de calidad, eficiencia y agilidad, lo cual conducirá a ventajas competitivas”, agrega. Más allá de esta invitación, Huertas es categórica en afirmar que los manufactureros que ignoren el poder de esta tendencia, corren el riesgo de ser adelantados por sus competidores.

Huertas traslada esto a la industria automotriz y señala que la manufactura avanzada está basada en tecnologías digitales y se fundamenta en el principio de utilizar datos como un activo que puede producir valor.

“Las adopciones más comunes de estas tecnologías están relacionadas con la captura de datos (sensores, formularios digitales y wearables); el procesamiento de los datos (estadística, analítica avanzada y minería de datos); la conectividad (estándares, protocolos de comunicación, comunicación máquina a máquina); infraestructura de manejo de datos (arquitecturas descentralizadas y servicios en la nube) y tecnologías de retroalimentación y control (realidad aumentada, interfaces de máquina y robots autónomos)”, añade la experta.

Teniendo en cuenta las métricas y requerimientos de la industria automotriz, la eficiencia es la métrica más importante y por lo tanto las aplicaciones más comunes están relacionadas con la programación y planeación dinámica, simulación en tiempo real, mantenimiento predictivo y automatización.

En esta dirección, México está dando pasos serios hacia la digitalización como nación y prueba de ello, de acuerdo con Huertas, es la existencia de un documento estratégico y de un mapa de ruta publicado por el Ministerio de Economía en 2016. “Esto muestra un compromiso fuerte por parte del Gobierno y un entendimiento del contexto global y los retos nacionales. Adicionalmente, México ha venido desarrollando una fuente continua de talento relevante para el tema y, por lo tanto, tiene el insumo más importante para impulsar una revolución industrial basada en digitalización: recursos humanos”, indica la ingeniera.

Llevar esta teoría a la práctica requiere inversiones de capital que, como quedó demostrado en la última encuesta de intención de compra realizada por Metalmecánica Internacional en 2016, no están en los planes de la gran mayoría de empresarios latinoamericanos. Por ello, al ser cuestionada sobre si incluir aspectos propios de la manufactura digital dentro de las plantas de producción implica necesariamente la adquisición de nueva maquinaria y sistemas o si, en lugar de ello, puede haber una reconversión de los equipos y tecnologías existentes, Huertas afirma que aunque existen numerosas opciones de maquinaria y sistemas que tienen tecnologías digitales embebidas, la conversión de datos en un activo para general valor puede lograrse a través del reacondicionamiento de maquinaria y tecnologías existentes a bajo costo.

La nueva planta de Henkel está ubicada dentro del complejo industrial en Salamanca, Guanajuato, y tuvo una inversión de 12 millones de pesos mexicanos.

Henkel inaugura planta de selladores para la industria automotriz del Bajío

La nueva planta de Henkel está ubicada dentro del complejo industrial en Salamanca, Guanajuato, y tuvo una inversión de 12 millones de pesos mexicanos. Según un comunicado de prensa de la compañía, estas nuevas instalaciones permitirán contar con mayor contenido local, mejoras logísticas y de flexibilidad en entregas para los clientes de Henkel.

Los selladores de marca Teroson, producidos en esta planta, fueron desarrollados para los clientes de la industria automotriz de Henkel. Dichos productos funcionan como un recubrimiento y sellador para proteger la parte inferior de los autos contra la gravilla y la corrosión. Adicionalmente, como su mecanismo de curado es a baja temperatura, genera un ahorro de energía para las armadoras.

“Con la apertura de esta planta reforzamos nuestro compromiso y confianza en México como uno de los 10 mercados más importantes para Henkel. Además fortalecemos nuestro liderazgo en el negocio de adhesivos y selladores, específicamente para el sector automotor, el cual es uno de los que presenta mayor crecimiento en el país”, indicó Marcos Villarreal, director de Negocios de Adhesivos para la Industria Automotriz, Metales y Aeroespacial de Latinoamérica Norte.

El complejo industrial de Henkel en Salamanca ocupa una extensión 332 mil m2 y cuenta con fuertes iniciativas de cuidado ambiental. Por ejemplo, tiene cuatro certificaciones de ahorro de energía y sustentabilidad; además se sustituyeron 1.700 lámparas convencionales por lámparas LED, que representaron un ahorro en el consumo de energía del 12%, y opera con una planta de tratamiento de agua y un sistema de captación de lluvia para utilizar dicho líquido en distintos procesos.

El evento de inauguración estuvo presidido por Ángela Cackovich, vicepresidenta corporativa para la división de Automotriz, Metales y Aeroespacial de Norteamérica y Latinoamérica Norte de Henkel.

59% de empresas mexicanas tiene una estrategia digital

59% de empresas mexicanas tiene una estrategia digital

La Industria 4.0 en México parece ser una realidad, pues 59% de las empresas de manufactura en el país aseguran contar con una estrategia digital, revela un estudio realizado por Siemens.

Así lo dio a conocer Eduardo Bartolome, director de Comunicación de Siemens para la región Mesoamérica, durante la mesa redonda “¿Cómo afecta la cuarta revolución industrial a la industria alimentaria?”.

El directivo explicó que este estudio se ha realizado también en Alemania, España, Portugal, Brasil y haciendo un comparativo consideró que México se encuentra a la par de Brasil y España en cuanto al entendimiento que tienen las empresas sobre la Industria 4.0 y la madurez en la digitalización.

“El 59% es un dato que nosotros vemos que es un poco bajo, pero también nos da un indicador muy bueno de que ya está sucediendo esa transformación digital, es decir, más de la mitad de las compañías ya piensan que esto es un cambio a nivel tecnológico, que es un cambio que tiene que producirse en el país y empiezan ya a tener estrategias de adopción tecnológica, de inversión, para poder sumarse a este cambio”, aseguró.

Resaltó que de ese 59%, hay un 35% de empresas que ya han hecho un análisis del impacto económico que la digitalización tendrá en su modelo de negocio, por lo que consideró que si bien más de la mitad ya está interiorizando esta transición tecnológica, muy pocas empresas han realizado un análisis profundo del impacto de esta evolución en su negocio, es decir, que aquí hay todavía un reto importante.

Algo que es alentador, de acuerdo con Eduardo Bartolome, es que 54% de las empresas que tienen una estrategia de digitalización han designado una posición o una persona para liderar el cambio tecnológico en sus compañías, esto es un indicador de que las empresas están percibiendo que es un cambio trascendental que también va a cambiar su cultura organizacional.

“Se tiene que transformar la empresa por dentro para poder diseñar esa estrategia de digitalización, analizar si los empleados tienen la suficiente formación en nuevas tecnologías para que ellos puedan aportar a esas estrategias y luego hacer una implementación”, dijo.

El estudio también muestra que entre las principales barreras de entrada hacia la digitalización está el que las empresas no entienden bien qué es la Industria 4.0 y las tecnologías que van a impactar en su negocio; otra barrera es el nivel de formación de los empleados, y en tercer lugar está el financiamiento para emprender la digitalización.

El directivo advirtió que la Industria 4.0 es para todas las empresas independientemente de su sector y de su tamaño, por lo que será un reto para México que las pequeñas y medianas empresas (pymes) sean conscientes de esto.

Cabe mencionar que el estudio sobre digitalización en México se realizó con la participación de 300 empresas de distintos tamaños con operaciones en el país, pertenecientes a 14 sectores de la industria de manufactura y de procesos.

Centro de manufactura inteligente en Querétaro

Centro de manufactura inteligente en Querétaro

La Universidad Tecnológica de Querétaro (Uteq), la Fundación México-Estados Unidos para la Ciencia (Fumec) y la Universidad de Búfalo de Nueva York, Estados Unidos, trabajan en la implementación de un centro de manufactura digital en el estado de Querétaro para impulsar, a través de la industria 4.0 y otras tecnologías avanzadas, la competitividad de las pequeñas y medianas empresas mexicanas (pymes).

La instalación se llevará a cabo en la Uteq y contempla, en una primera etapa, la estructuración de cursos y diseño de contenidos para el desarrollo de una plataforma de capacitación para instructores en manufactura digital y equipamiento, explicó Guillermo Fernández de la Garza, director ejecutivo de Fumec.

Destacó además que este trabajo, que se realiza con la Uteq y la Universidad de Búfalo, busca integrar a este centro cursos desarrollados en el Instituto de Innovación en Manufactura y Diseño Digital (DMDII, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos.

Para esta primera etapa, la Uteq tuvo la presencia del director de Desarrollo de Negocios del Centro para la Efectividad Industrial (TCIE, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Búfalo, Gary Simon, y el académico Sriram Vilayanoor, además de los representantes de la Fumec, Carlos Meneses, Guillermina Avendaño y Nancy Chévez, quienes dieron charlas a la comunidad de docentes e investigadores de esta institución.

Otro de los objetivos de este centro de manufactura digital es mostrar a las empresas la importancia que tienen estos procesos a corto y largo plazo, además de asesorarles sobre las líneas de producción en las que pueden tener más beneficios y preparar a los estudiantes para su incorporación al sector laboral.

“Hay muchas tecnologías que se están desarrollando, por ejemplo, para maquinados de sensores inteligentes con más acceso a sistemás de digitalización que permiten poder usar modelos de simulación más avanzados, que ya son herramientas de mucho valor para las empresas”, puntualizó.